miércoles, enero 10, 2007



Cuando despierte esta noche nuevamente porque la intensa luz de la luna entra por mi ventana, quiero que estés ahí recostada frente a mí, con tus ojos cafés y boca delgada, casi una línea. Tu cabello pseudo negro y rizado, pies y manos fríos como siempre. Quiero tocar tu cara, lentamente, recorrer cada parte cada razgo, entender su forma. Tocar tus manos, sostenerlas entre las mías, jugar con los dedos de tus pies, que se encuentren los tuyos con los míos. Voy a preguntarte que has hecho, cómo te ha ido, si estas bien. Voy a decirte que aquí estoy siempre para ti. Y, si me dejas, voy besarte, un beso profundo y eterno, saborear tus ideas. Recorrer tu cintura con mis labios hasta que se te erice la piel, sentirte cerca como nunca. Quiero entender tu sonrisa, tus lágrimas, entender tus pasos. sentirlos propios. Voy a tocarte cada vertebra, con mis manos cada vertebra tuya, una por una hasta que sientas alivio, hasta que nada ni nadie duela. Esta noche, querida Autzima, quiero que estés ahí.

1 comentario:

autZima dijo...

Hola. Gracias! Es maravilloso leerte. No te olvides que nada es independiente, todo es vacuidad. Interdependientemente sano.

Libélulas tornasol

Libélulas tornasol