domingo, mayo 01, 2011

A dónde se fue Abril III

La primera vez que le vimos fué en el cumpleaños de Susana, después de ir por más leña cerca del río, de regreso a La casa Grande. Caminabamos muy juntos porque estaba oscureciendo y aquél bosque por las noches robaba aliento si te perdías solitario entre las sombras. Sólo, sentado sobre sus patas traseras en la roca con forma de zapato, estaba el gato más extraño y hermoso que jamás habíamos visto. Al momento se levanto en dos patas, las traseras, estiró la delantera derecha y dijo -Buenas noches, soy Gato. Es maravilloso conocerles al fin.-

Libélulas tornasol

Libélulas tornasol