jueves, marzo 10, 2011

Calor

Perdida. Pérdida.

En los últimos días he notado que comienzan a crecerme dudas en las ramas, apenas llegan mis ideas al día de mañana. Desconfío del tiempo que consume la tarea de pensar, solo me valgo de aquél que consume el trabajo. Aún no puedo creer que sea yo quien vive dentro, no lo entiendo. No me entiendo.

Las tareas se van acumulando en el escritorio, siempre las termino justo a tiempo, pero las más recientes no tienen fecha de entrega. Me carcome el temor de estar perdiendo el tiempo, derramando las horas, una fuga de agua vital en el drenaje de mi existencia.

Apenas puedo recordar la razón por la que voy en este camino, pero sostengo la meta, allá lejos. Tengo el presentimiento de la llegada del sol naciente, tengo los ojos ciegos ante tanta luz. Siento que nada me conmueve mientras me voy derritiendo, es como perder todo concepto y optar por llenar el espacio con calor.


Libélulas tornasol

Libélulas tornasol