miércoles, marzo 18, 2009

0:47

Se siente el cuerpo, aveces, y como si fueses alguno vivo, cambias. Se piensa el espacio como un lugar dónde existen las cosas, mar de néctares. Se concibe una idea bajo la sombra del juicio, sensato, y como si hicieres bien, la expresas. Conspiras una revolusión del pensamiento, migajas exparsidas. Se posa un ojo en el gato y el otro en el garabato. La carne inmóvil se huele llenar la atmósfera pobre de ésta ciudad tan roja y gris.

Entre un paso y el otro te pienso solo sin esto. Al siguiente detesto tenerte en mi mente. Recurrente actitud es esa de concebirse solo, como un individuo, único y diferente. Es un, me digo en silencio que no estoy sola.

1 comentario:

Krayola. dijo...

Todo es raro, y a veces, no se si es el mundo o solo mi mundo. Ultimamente cada vez que te me pasas por la mente descubro algo nuevo, un nuevo recuerdo, un nuevo referente, una nueva cosa que aprendí.

Tal vez no viene al caso, ni al momento, ni siquiera al post. Solo se me salio en una noche de cansancio, de alternativas.

A veces se me ocurren otros finales y aunque no cambiaría nada las posibilidades imposibles se antojan.

Saludos desde la trinchera a una mujer importante y maravillosa. Ojala que tenga la obligacion de hacerlo ahora mismo encuentre la posibilidad de notarlo y valorarlo.

Libélulas tornasol

Libélulas tornasol