domingo, mayo 11, 2008

A donde se fué Abril

Esperaba sentada junto a la ventana a que la luz del faro de la calle se apagase, concentraba su atención en "la postura cervical" como le dijo la tía Julia. Pero en realidad esperaba algo más, algo mas inesperado que un apagón, algo que en su mente parecía tener mas colores y más sabores combinados jamás experimentados. Entonces se escucha la puerta del cuarto abrirse, inmediatamente desde la parte mas baja y profunda de las entrañas le corre un escalofrío, que sube por la espalda hasta el infinito, en un segundo voltea a hacia allá, la sombras tiñen su mirada pero puede verlo... medio cuerpo del gato está dentro del cuarto y la mira, puede verlo como el gato que es, pero como el infinito de posibilidades que puede ser. Ahí está y no puede permitirse no verlo de cerca, se para de la silla he inexplicablemente su cuerpo responde al deseo de moverse, llegando a la puerta puede ver aún como el animal baja los últimos escalones y desaparece en la obscuridad de la noche.

2 comentarios:

Indigente Iletrado dijo...

¿Lo guardabas en el cajón donde guardas el corazón?

Amorexia dijo...

Hice un pacto de coexistencia pacífica con el tiempo, ni yo huyo de él, ni el me persigue, algún día nos encontraremos.

Por cierto, cambie mi dominio, ahora es www.amorexiacr.com por si quieres actualizarme en tus links.

Saludos desde mi extraño país.

Libélulas tornasol

Libélulas tornasol