miércoles, diciembre 05, 2007

Un momento después

Un paso delante del otro, siempre hacia adelante... entonces me doy cuenta que no existe dirección, no hay adelante, ni atrás, ni arriba, abajo, afuera, adentro, no existo en ningún momento ni en ningún espacio, no soy. Unos segundos después, que por cierto no existieron, creo saber que pasa y doy otro paso, uno siempre delante del otro.





Me miro al espejo, reconozco este rostro que caracteriza a mi individual persona, miro al espejo con estos ojos que nacieron junto conmigo, miro la piel y me doy cuenta que no hay individuo, que llevo mas de mil mudas de células y que no tengo ni la menor idea de lo que significa "persona". Unos parpadeos después, que por cierto no existieron, creo saber que pasa y sigo pintándome las pestañas.




Una mordida, masticar, una mordida mas grande, vuelvo a masticar. Puedo sentir como se tritura la comida entre mis dientes, la comida que es mía porque a mi me la sirvieron hace un rato, una rato en el apenas pude consentir qué me apetecía comer. Pienso en el exquisito sabor que penetra en mi boca, se disuelve, se atenúa, desaparece...entonces me doy cuenta que no estoy satisfecha, que querré volver a morder, que se va a acabar, que siempre será igual. Unos bocados después, que por cierto no existieron, creo saber que pasa, abro la boca e introduzco otro pedazo.




Te miro lentamente, recorro tu silueta con la mirada de quien adora mirarte. Entonces me doy cuenta de ti, sé quien eres y después de todo quiero pensar que no lo eres, no existes, no eres, no hay tu ni hay yo, estas aquí porque igual que yo pretendemos satisfacer una nada, un algo efímero, creo estar a tu lado siempre. Unos besos después, que por cierto no existieron, creo saber que pasa y te pido otro beso.




Inhalo despacio, dejo que el humo llene mis pulmones, lentamente sube hasta el cerebro que se deja penetrar por el, siento libertad, puedo pensar mas allá de los limites de mi propia verdad. Entonces me doy cuenta que nunca hubo limites, que estoy cansada, que me cuesta trabajo enfocarme, no hay verdades, el mundo está para todos y para nadie, no hay objeto en esto, no hay. Un momento después, que por cierto no existió, creo saber que pasa y le doy otro jalón.

6 comentarios:

Amorexia dijo...

La verdad es que hasta sorprendido me quede con ese final! la incertidumbre es la aliada de estas tus letras! Gran texto! Saludos desde mi hora mas oscura.

ƒяэåкª dijo...

Te miro lentamente, recorro tu silueta con la mirada de quien adora mirarte. Entonces me doy cuenta de ti, sé quien eres y después de todo quiero pensar que no lo eres, no existes, no eres, no hay tu ni hay yo, estas aquí porque igual que yo pretendemos satisfacer una nada, un algo efímero, creo estar a tu lado siempre. Unos besos después, que por cierto no existieron, creo saber que pasa y te pido otro beso.


cuantas veces lo hemos vivido..... abrazamos los vacíos y escuchamos los silencios, pero como dejar de hacerlo si amamos lo incierto

tomás dijo...

Circularidades preciosas.

bLanchE ʚïɞ dijo...

no existe dirección..... no hay espacio... no hay nada.... constantemente logro de verdad sentirme así

°Carrie° dijo...

...[estoy blokeada mentalmente]....

pero me hizo sonreir.. no se por ke.. :D

luisal dijo...

muy buen texto, de repente sentí todas las palabras como si surgieran en mí...

y el vacío siempre ahí a la vuelta, y la oscuridad, luego surge un destello y después, otro oscuro parpadeo

Libélulas tornasol

Libélulas tornasol